Desde finales de 2017, el Kartodromo del Autódromo de Río Cuarto recuperó su actividad deportiva, después de un arduo trabajo de un grupo de aficionados. Una clara muestra que querer y poder, van de la mano y que un simple “si” permite grandes cosas.

Con la llegada de la nueva comisión directiva, que entró en ejercicio en noviembre de 2017, una de las acciones inmediatas era poner nuevamente en valor al kartodromo local, fue entonces cuando Gabriel Franke, integrante de dicha comisión puso manos a la obra acompañado de un grupo de entusiastas de la actividad.

Desmalesado, barrido del circuito, demarcación de la carpetas asfaltica y varias sesiones de pruebas comenzaron a reactivar el lugar. Luego continuaron acondicionando el sector de bóxes del kartodromo, colocaron muñecos de goma para mayor seguridad y se pintaron los pianos, entre otras múltiples actividades que le devolvieron el mejor nivel y presentación que supo tener en sus año de pleno auge del karting en pavimento.

Allí corrieron muchas de las actuales figuras del automovilísmo nacional y muchos de ellos dieron sus primeros pasos en ese kartodromo.

El entusiasmo fue tal que con el desarrollo de distintas pruebas se fueron sumando varios participantes. Algunos probaron por primera vez la experiencia en karting, otros se reencontraron con la actividad y otros decidieron dar el primer paso para el retorno a la competición.

Diferentes realidades con un gusto en común: Pasar un buen momento entre amigos, entre fierros y devolviendo a la región y también al país una plaza kartista estratégica, en un momento del karting de pavimento de plena transición y nuevamente en expansión, al menos en Córdoba.

El 27 de enero el Kartodromo Pavimentado de Río Cuarto escribirá una nueva página en su rica historia, claro, después de desempolvar el libro de los grandes recuerdos kartistas que tiene el “Imperio del Sur Cordobés” y que está listo para seguir recibiendo las mejores anécdotas y estadísticas de este deporte tan apasionante.

Comentarios