José María López volvió a la Fórmula E en gran forma, junto al equipo Dragon Racing, y completó su primera final en la temporada, tercera del campeonato.

El argentino clasificó cuarto, aunque llegó sexto en la final que se disputó en Marrakesh. El ganador fue Félix Rosenqvist, que venía de ser segundo en Hong Kong, mientras que Sebástien Buemi fue el escolta y Sam Bird completó el podio.

Comentarios