Después de regresar a Reino Unido para celebrar el Mundial de Constructores conseguido en Japón, el equipo Mercedes se dirige a Estados Únidos para afrontar la primera de las cuatro últimas carreras de la temporada 2016 de Formula 1.

A pesar que el éxito del equipo está consumado, todavía hay una batalla en juego entre Nico Rosberg y Lewis Hamilton por conocer quien será el piloto campeón.

Con 33 puntos a su favor, Nico acumula 313 unidades y llega a Austin con la esperanza y optimismo de seguir ampliando la brecha de puntos que le separa de su compañero:

“Ha sido una gran semana: volvimos a Reino Unido con el Mundial de Constructores en el bolsillo y lo celebramos con todos nuestros compañeros en Brackley y Brixworth. Han trabajado muy duro y realmente merecen ese momento. En ese aspecto, el trabajo está hecho este año, pero sé que ya están centrados en 2017. Tenemos cuatro carreras más esta temporada para todos y espero que podamos tener buena acción en la pista, empezando por Austin este fin de semana. Es un gran circuito con algunas zonas complicadas y buenas oportunidades de adelantamiento. La ciudad en sí es increíble y estoy seguro de que todos tienen ganas de esta carrera. El año pasado esta carrera no fue muy bien para mí, así que espero que esta vez todo salga perfecto. Espero que no tengamos el mismo tiempo que el año pasado; ojalá no llueva”.

Por su parte, Hamilton, que redondea 280 unidades, espera su máxima y mejor concentración para pelear por la victoria y dar vuelta la página de sus inconvenientes técnicos y algunos errores en las últimas fechas:

“Ver a todos los chicos en la fábrica la semana pasada mostró de verdad lo que hemos conseguido juntos este año. Han trabajado tan turo para darnos a Nico y a mi este gran coche, y se puede ver lo que significa para ellos. Nos quedan cuatro carreras para extraer el máximo, y eso es exactamente lo que tengo pensado hacer. Se trata de afrontar cada fin de semana tan bien como pueda, luchando por cada victoria y ver lo que pasa desde ahí. Primero, estamos de vuelta en los Estados Unidos, que es como una segunda carrera de casa para mí. Me encanta este país, su cultura, la gente y el circuito, así que estoy emocionado por empezar. Tengo buenos recuerdos de Austin, con tres victorias de cuatro carreras y, evidentemente, el título logrado aquí el año pasado. Sin duda, uno de los platos fuertes de mi carrera deportiva”.

Comentarios