miércoles 19 enero 2022
NacionalesACTC10 años sin Guido Falaschi: El recuerdo latente

10 años sin Guido Falaschi: El recuerdo latente

ANUNCIO

Este 13 de noviembre de 2021 se cumple una década de aquella jornada trágica en el automovilismo deportivo de la Republica Argentina. Se fue un piloto que comenzaba a marcar una época y que dejó un dolor irreparable en los que amamos este deporte

Balcarce siempre fue conocida como una de las cunas del automovilismo; por su historia, la ciudad natal de Juan Manuel Fangio y por un trazado que siempre brindaba grandes espectáculos y que por supuesto era uno de los históricos del Turismo Carretera.

Sin embargo, aquel mediodía de 2011 todo iba a cambiar; la tragedia y el dolor iban a tapar todo lo que se conocía hasta el momento.

ANUNCIO

Guido se había clasificado para la Copa de Oro pero no había estado presente en las dos primeras fechas por una sanción por un toque con Diego Aventín en el cierre de la etapa regular. El joven piloto volvía con todo, iba a ser protagonista y por eso aquella carrera en Balcarce era tan importante para él. 

Pero como un presagio, tal como sucedió el fin de semana en Imola con el fallecimiento de Ayrton Senna, el día anterior en el trazado Agustín Canapino se quedaba sin frenos, siguió de largo en la primera curva y tras un golpe terrible, el “Titán” sufrió solo algunos golpes pero el auto quedaba irreparable.


Se ponía en marcha la final del domingo, con Falaschi que había ganado la clasificación y largaba desde el segundo cajón. Era segundo y hasta su última vuelta intentó superar a Mauro Giallombardo.

Sin embargo, en la penúltima vuelta comenzaba una pesadilla que pronto se iba a convertir en un una tragedia. Una serie de irregularidades se dieron en esos últimos minutos que llevarían al terrorífico final.

Antes de cumplir la penúltima vuelta, Emanuel Moriatis se despistó en la chicana de la recta principal, que hubiese obligado la salida del Auto de Seguridad y terminar la carrera en esa condición, sin embargo no se dio esa orden.

En otro sector, más precisamente a la salida del puente, Leonel Larrauri, quien era rezagado, piso la mancha de cemento tapando el aceite, despistó y su auto golpeó contra los muñecos de goma de que no estaban enzunchados. Estos no absorbieron el golpe y el Dodge volvió hacia la pista.

El puntero, Giallombardo, llegó a esquivarlo, pero Falaschi, golpeó en el sector opuesto contra los muñecos de gomas que tampoco estaban acomodados como era debido. El Ford de Guido rebotó hacia la pista y fue embestido por Guillermo Ortelli. En medio de una nube de tierra, chapa y plástico, Néstor Girolami, quien venía detrás no alcanzó a evitar impacto y con su Torino le entró de lleno al lado derecho del auto.


Guido fue rápidamente asistido por las unidades de rescate e incluso hubo pilotos, como Juan Manuel “Pato” Silva que fueron rápidamente hacia el lugar. El panorama era desalentador, el silencio se hizo dueño del autódromo, la preocupación, las lágrimas y el dolor habían llegado para nunca más acabar.

El “Príncipe” se iba a terminar llevando la corona al cielo. Falleció esa misma tarde por una fractura en la base del cráneo, contusión pulmonar y golpes en la cadera.

Las preguntas sin respuesta siempre van a estar presente, responsables los hubo, desatenciones y sobre todo irregularidades un montón; pero nada de eso hará que su mamá Graciela y su papá Víctor puedan volver a ver la sonrisa de su hijo que tanto amaba este deporte.

En Poleman, no es nuestra intención señalar con el dedo sino recordar lo que fue una de las jóvenes promesas que nos dejó tan pronto, quedando tanto por demostrar.

Tenía pasta de campeón y de gran piloto. El piloto de Las Parejas había comenzado a correr en karting a los 9 años logrando 4 títulos y 2 subcampeonatos. En 2005, con 16 años, se sumó a la Fórmula Renault donde compitió hasta 2008, año en el que se consagró campeón.

Ese mismo año tuvo su primera experiencia en autos con techo debutando en TC Pista y también en Top Race. Se sumó al Turismo Carretera el 8 de febrero de 2009 en Mar de Ajó a bordo de un Ford del equipo Forte Sport, con asistencia de Alberto Canapino.

En febrero de 2010 logró su primer podio en la categoría al finalizar tercero en el trazado que lo vio debutar. Sin embargo la alegría mayor para el “Gordo” llegaría el año siguiente cuando en Junín el 7 de agosto de 2011 y con tan solo 21 años conseguiría su primer y único triunfo.


Tres meses después llegaría la tragedia y el punto final a una vida que se fue muy pronto y que por supuesto quedará marcada en la memoria colectiva de todos.

Se cumplen 10 años de aquel maldito 13 de noviembre, pero sin dudas estas fechas sirven para mantenerlo más vivo que nunca, porque nació de algo tan puro y genuino como el corazón de los amantes del automovilismo.

ANUNCIO

NOTAS RELACIONADAS